No

No, no quiero saber nada. Ni de tu sonrisa, ni de tu calidez…   No, no quiero decirte nada. No me has salvado de caer, no me has hecho sentir que el mundo se sostiene bajo mis pies.   No, claro que no quiero explicar cómo me afecta tu mirada, y cómo tus ganas de … Sigue leyendo No

Anuncios

Dos palabras

Se enfrentó a miles de monstruos y demonios con la fuerza y con la magia que desprendía su corazón. Sin embargo, los demonios no dejaban de aparecer porque estaban dentro de su mente. Para ganar, necesitaría un espejo y la voluntad verdadera de decir las dos palabras mágicas que le darían la libertad más absoluta.