Reseña: La inmensa minoría – Miguel Ángel Ortiz

La inmensa minoria OK.jpgSinopsis: Barcelona, a las puertas del Mundial de Sudáfrica. Pista, Retaco, Peludo y Chusmari viven en la Zona Franca. Tienen entre quince y dieciséis años, estudian 4.º de la ESO y resuelven sus preguntas existenciales con porros, mucha música, novias, algo de sexo, bastantes cervezas y el fútbol como metáfora, aprendizaje, combate y sueño. Viven en ese entorno físico, urbano y social de la periferia barcelonesa cuyo horizonte no es otro que el de las expectativas defraudadas. Y tratan de meterle un gol a la realidad. Sus padres y madres sobreviven como pueden: friegan casas, conducen autobuses, trabajan en una peluquería o venden ropa en los mercadillos. Son esas gentes, esa inmensa minoría, que salen poco en los periódicos y para los que la crisis es un llover sobre mojado. Luego los adolescentes crecen, es decir, unos aprenden a ser peores y otros tratan de que las desgracias no les aplasten.

Amazon: http://amzn.eu/0AsGvA7

¿Lo recomiendo?: Sí, encarecidamente.

Sin spoilers: Merecido ganador del Premio Mandarache 2017, este libro muestra una realidad desgarradora. Me he sentido muy identificado porque yo tenía más o menos esa edad cuando fue el Mundial de Sudáfrica y me ha hecho revivir los mismos momentos con respecto al fútbol y los problemas de esa época. Porque narra las cosas como son, ni más ni menos. Me gusta mucho la naturalidad de los ambientes, los diálogos que se escriben como si un amigo te estuviera contando una anécdota y el lenguaje callejero empleado con mucha maestría.

Otro recurso es utilizar las letras de la música para complementar los sentimientos de los personajes. A una edad adolescente, es normal que la música que se escuche influya mucho en los pensamientos de un chico. Podemos ver letras de Extremoduro y de Nach como los ejemplos más claros.

En resumen, hay que dejarse embriagar por estas vidas tan sencillas y que al fin y al cabo, representan mucho a la sociedad.


Con spoilers (lee bajo tu responsabilidad): La historia se narra desde el punto de vista de Retaco, el cual tiene una pandilla con la que se ve a menudo tanto en el colegio como fuera de él. Su mejor amigo es el Pista, que es un “notas” de mucho cuidado y que influye muy negativamente al primero. Podemos ver las desventuras de este grupo. Todos juegan en el equipo de fútbol del barrio y se puede vivir con plenitud cada partido como si el lector estuviera en la grada animando al equipo.

Pero no todo es bonito. También tendrán que lidiar con problemas amorosos y cómo hacer que las drogas no tomen el dominio completo de sus vidas. Por si fuera poco, los padres de cada uno de los amigos sufrirán escasez de dinero por culpa de la crisis que envuelve a todo un país y que afecta más a los que más problemas tienen para llegar a fin de mes.

Es un libro sin un final propiamente dicho. Está abierto porque la estructura llama a que el libro termine de ese modo. Podría seguir eternamente que no nos cansaríamos de seguir sabiendo cosas de la historia. Me he enganchado a esa manera de narrar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s